Monolith valora la posibilidad de desarrollar un Sombras de Mordor 2


'La Tierra-Media: Sombras de Mordor' ha sido una grata sorpresa para todos los fans de la obra de Tolkien. La obra de Monolith Productions se ha destapado como uno de los sleepers del 2014 gracias al planteamiento y enfoque que ha ofrecido de La Tierra Media. Dejando de lado la historia que todos
conocemos, Monolith ha optado por un arco argumental completamente distinto y así poder añadir

nuevos elementos, arriesgando en su creación. La valoración de 'La Tierra-Media: Sombras de Mordor' ha sido muy positiva, lo que podría augurar una segunda entrega. Monolith tiene las 

suficientes ideas para ello y para seguir evolucionando el concepto del sistema Némesis, del cual solo han arañado la superficie según comentan.

Por supuesto, es una hipótesis ya que todo dependerá de la predisposición de Warner Bros. Games para financiar un nuevo desarrollo. En caso de de realizarse, al estudio le encantaría incidir más en una serie de personajes cuyo peso en la historia es muy alto. Monolith se fija en Sauron y en los Nazgul, los espectros del Anillo. El Señor Oscuro de Mordor y su séquito de los Nueve tienen tras de sí mucha tela que cortar. Si por algo destaca el mundo creado por J.R.R. Tolkien es por la variedad de historias que lo conforman. Sauron no ha sido siempre el ser más poderos y temido de la Tierra Media y, por supuesto, los Nazgul no han estado al servicio del Señor de la Tierra Negra toda su vida. Hay un buen filón para explotar.

Lo que empezamos a explorar más, y que me gusta como personaje y tiene mucho más potencial, es a Sauron. Creo que es un villano fuerte, y me encantaría explorar a los Nazgul también. Hay mucho más para explorar y mucho más que podemos hacer para desarrollar esos villanos. Y para ser súper honesto, fue nuestra primera vez, por lo que sólo hemos arañado la superficie de lo que podemos hacer con el sistema Némesis. -Michael de Plater, diseñador de Monolith Productions.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada