Un antiguo programador de Codemasters acusa al estudio por amenazas y pésimas condiciones de trabajo


El desarrollo de BodyCount parece continuar ofreciendo quebraderos de cabeza a Codemasters, y es que el juego del siempre polémico Stuart Black no sólo acabó generando un título bastante discreto, sino que ahora un antiguo empleado del estudio acusa a sus anteriores responsables de amenazas y de haberle hecho trabajar en condiciones ilegales.

La noticia surge de un pleito legal interpuesto por Semi Essessi, un programador que trabajó en el shooter y que ahora se ha puesto en contacto con el portal británico Eurogamer para detallar una serie de graves acusaciones contra el estudio. Acusaciones que incluyen, entre otras, condiciones ilegales de trabajo y amenazas de despido y bancarrota por no devolver recibos pagados a él "por error".

Codemasters no ha tardado en hacerse eco de la noticia y ha emitido un comunicado al respecto. "La compañía ha estado, o continúa estando, en contacto con Semi al respecto del reembolso de una serie de pagos hechos a su cuenta por un error administrativo", explican en el comunicado. "Estas conversaciones sobre su situación personal continúan, y la compañía no ha alegado ni perseguido plantearlas como algo legal con él".

"La compañía está al tanto ahora de los comentarios publicados por Semi, y serán tratados con él directamente con los canales apropiados como sea necesario", concluyen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario