Análisis - Uncharted 3: Drake's Deception



En un año que será recordado por los excelentes juegos que han poblado cada uno de sus meses, Uncharted 3 tiene el honor de destacar entre ellos, aumentado sus expectativas cada vez que Naughty Dog ha mostrado algo más de su superproducción. La nueva entrega de la saga exclusiva de PlayStation 3 llegará finalmente el 2 de noviembre, continuando las aventuras de Nathan Drake y sus amigos en busca de misterios y grandes tesoros escondidos en lugares remotos del planeta. Ante sí tiene dos retos importantes: el de cumplir las enormes expectativas que ha ido generando desde que fue anunciado en diciembre del año pasado, y el de intentar superar a Uncharted 2, que en 2009 se convirtió en uno de los juegos más aclamados por su magistral combinación de narrativa y acción.


Uncharted 3, adelantando las conclusiones, cumple ambas cosas. Serán los fans los que decidan cuál de sus juegos, si el segundo o este tercero, se convierte en su favorito de la saga, pero la historia de Drake y Sully en busca de la Atlantis de las arenas es tan emocionante y trepidante como nos han prometido y, además, el juego cumple con creces en el punto débil de su predecesor. Si Uncharted 2 introducía tímidamente un multijugador que, aunque meritorio, no se podía comparar a otros, esta tercera parte echa el resto y logra un modo online mucho más completo y adictivo, tal y como había prometido una y otra vez Naughty Dog. Sin embargo, la estrella sigue siendo el modo principal, que de nuevo nos engancha en una aventura de una decena de horas en las que dispararemos, saltaremos, resolveremos puzles y evitaremos toda clase de peligros mientras la historia y el carisma de sus protagonistas hacen que el tiempo pase volando acto tras acto.

En busca de la ciudad perdida

Introduciendo la historia, de la que no desvelaremos nada más que esto, Drake y Sully se embarcan en una aventura para buscar la Atlántida de las Arenas, una ciudad perdida en medio del desierto de Arabia, sepultada bajo la arena por la ira de Dios, que el famoso antepasado de Drake, Sir Francis, intentó encontrar sin éxito en su circunnavegación del mundo, y que obsesionó al también británico Lawrence de Arabia a principios del siglo pasado. En su búsqueda, Drake se enfrentará a todo tipo de peligros y aventuras a lo largo y ancho del planeta, como es de esperar.


Uncharted 3 vuelve a combinar elementos sabiamente y con el ritmo acertado para lograr que no queramos separarnos del mando de la consola. Sigue combinando tiroteos y secuencias de plataformas junto con algunos puzles, pero esta vez añade más elementos de exploración y sigilo y mejora el combate cuerpo a cuerpo, integrándolo mucho mejor en las luchas contra los enemigos. Las peleas contra éstos abarcarán desde los clásicos tiroteos de pasillo que uno puede esperar hasta secuencias de acción en áreas más amplias, que permiten los ataques por sorpresa y las peleas con los puños, pareciéndose mucho al modo multijugador del título, pero completamente integradas en la historia y en la narrativa del juego.


Una vez más, Naughty Dog da una lección de ritmo y narración, combinando diferentes estilos y formas de juego el tiempo justo, junto con diálogos, pequeñas secuencias cinemáticas y otros detalles que nos van contando algo más de la historia, todo ello sin que ningún elemento resulte excesivamente duradero ni que parezca forzado. Repiten el logro de Uncharted 2, conseguir esa sensación de que el tiempo se pase volando y nos sintamos el propio Drake intentando emular una vez más los pasos de su famoso antepasado, sumergiéndonos en la historia del juego.

Como Indiana Jones

Como comentábamos antes, la "fórmula Uncharted" se amplía con nuevas facetas. A las secuencias de plataformas y tiroteos se añaden ahora mayores posibilidades de sigilo, un sistema de combate cuerpo a cuerpo ampliado y mejorado, y partes de exploración más acentuadas, además de puzles. La faceta de exploración del juego nos ha encantado. No convierte a Uncharted en una aventura gráfica ni nada por el estilo, pero nos obliga en ocasiones a examinar el escenario en busca de pistas, no solo para resolver puzles, sino también para saber por dónde debemos avanzar. Drake lleva un diario en el que va anotando lo que va encontrando, y para descubrir los misterios de los lugares que visitaremos tendremos que recurrir a él de vez en cuando, para así ayudarnos a descubrir qué esconde el escenario. Esto nos ha recordado mucho a Indiana Jones y la Última Cruzada, lo que solo puede ser bueno.


Estas partes de exploración pueden suponer una contrapartida para los amantes de las emociones fuertes, pero no son excesivamente largas y difíciles, por lo que resultan muy amenas, y además potencian la inmersión del juego y que nos impliquemos en los misterios que esperan a aquéllos que quieren encontrar la ciudad perdida. Los puzles propiamente dichos no son muy numerosos, pero sí ingeniosos e interesantes, usando también el diario de Drake para intentar desentrañar su solución. Contribuyen también al ritmo equilibrado de la aventura.

Las partes de plataformas son de largo lo mejor del juego. Naughty Dog se ha vuelto a superar a sí misma y ha vuelto a crear unos escenarios muy bien diseñados por los que saltar, trepar y escurrirnos para llegar a donde queremos. A veces, como en el juego anterior, las plataformas se romperán, exigiéndonos reflejos para salir con vida de situaciones peliagudas. Como en el juego anterior, las mejores situaciones son aquellas en las que suceden muchas cosas al mismo tiempo y tenemos que movernos a toda velocidad de plataforma en plataforma, a la desesperada, poniendo al límite las habilidades de Drake y las nuestras con el mando. Hay algunas situaciones particularmente memorables, y este apartado vuelve a cumplir con creces; pocas veces se mezcla con otras partes del juego, salvo algunos tiroteos esporádicos entre plataforma y plataforma, en los que podemos disparar estando colgados de un saliente.


Combate con más opciones

El combate es la otra vertiente mayoritaria en Uncharted, y aquí tenemos algo más que decir. De algún modo, el sistema de tiroteos de Uncharted ha envejecido un poco, y ya no resulta tan gratificante como en juegos anteriores; algo que, de hecho, empieza a ocurrir con otros juegos con la misma fórmula. Como si Naughty Dog también lo percibiese, han enriquecido el sistema de combate y disparos con muchas más opciones. Los tiroteos son más dinámicos y suceden en escenarios más abiertos, reduciendo los tiroteos de pasillo al mínimo, y apuntar con precisión ya no es tan importante como en los dos juegos anteriores. Además, se han añadido más movimientos y opciones de sigilo, y los escenarios están diseñados para que al menos podamos matar así a dos o tres enemigos antes de que se arme la marimorena y comience una batalla campal. Se ha ampliado el repertorio de armas, y se han añadido opciones interesantes y divertidas, como la posibilidad de devolver las granadas.


Esto último puede convertirse en toda una "filosofía de combate". Los enemigos nos lanzan granadas con mucha frecuencia y, como de costumbre, el juego nos indica que hay una granada cerca, con un icono y una flecha dirigiendo hacia donde está, para así poder alejarnos lo más rápido posible. Pero esta vez, cuando una granada esté razonablemente cerca, aparecerá una barra sobre ella con un medidor que se desplaza que nos dice cuándo podemos pulsar el botón cuadrado para devolverla, a modo de pequeño minijuego integrado en el combate, teniendo que pulsar el botón dentro de un margen. Esto tiene sus riesgos, claro, porque si fallamos no tendremos otra oportunidad y nos tocará salir por patas lo más rápido posible para que la explosión no nos dañe. Pero si la devolvemos, generalmente la tiraremos hacia donde estemos mirando, y explotará casi al momento, sin dar tiempo a que los enemigos huyan, causando a veces un efecto devastador, especialmente en esos enemigos tan duros, protegidos hasta los dientes, que tantos disparos cuesta derrotar.


Este añadido hace más variados los tiroteos, pero, muy inteligentemente, se ha apostado también por un sistema de combate cuerpo a cuerpo mejorado y muy satisfactorio, que se integra bien en ellos, ya que muchas veces cuando tengamos a un enemigo cerca optaremos por intentar acabar con él a golpes, por una mezcla entre comodidad y diversión. Se han basado en las peleas cuerpo a cuerpo ya vistas en el anterior juego de la saga y se han inspirado un poco en los últimos juegos de Batman para darle una gran importancia a los contraataques, permitiéndonos pelear contra varios enemigos al mismo tiempo con bastante facilidad.


 Con el botón cuadrado atacamos, con el triángulo contraatacamos y con el círculo agarramos, siendo bastante importante pulsar el botón en el momento adecuado para lograr buenas combinaciones. Además, se ha aumentado la interacción con el escenario en estas secuencias de combate, pudiendo usar paredes y objetos para golpear a los enemigos contra ellos, y se aprovecha este sistema de luchas para enfrentar a Drake a enemigos de gran tamaño contra los que habrá que ser muy ágiles y hábiles, muy al estilo del grandullón de Indiana Jones en Busca del Arca Perdida, pero sin una hélice mortal que nos salve.


Aparte de las diferentes vertientes de la jugabilidad, hay también una serie de momentos efspeciales que obviamente no vamos a comentar pero que contribuyen a que Uncharted 3 vuelva a ser una maravilla jugable. Aunque sus tiroteos puedan haber envejecido un poco y en ciertos momentos desearíamos que no apareciese una nueva oleada de enemigos para seguir avanzando, Naughty Dog lo ha compensado añadiendo nuevas facetas, que no solo hacen al juego más variado sino que también contribuyen a contar la historia e implicarnos en ella. Por una parte puede ser tachado de continuista, pero por la otra se han esforzado en intentar que no lo sea introduciendo nuevos elementos que además ayudan a la inmersión.

La apuesta por el multijugador

Como ya os contábamos al principio del análisis, y Naughty Dog ha repetido a lo largo de los últimos meses, uno de los objetivos clave de Uncharted 3 es lograr un modo multijugador a la altura del modo campaña. En Uncharted 2 se introdujo tímidamente este modo, que más que ser criticado, fue algo así como bienvenido, comprendiendo que era la primera vez que se intentaba algo así en un juego de este tipo. Han pasado dos años y ha quedado claro el potencial existente, y consciente de ello Naughty Dog ha puesto mucha más carne en el asador, logrando una modalidad competitiva que tiene ahora una capacidad mucho mayor de enganchar a los jugadores más allá de lo anecdótico.


El modo multijugador se basa en las mecánicas de disparos y combate de Uncharted, incluyendo también exploración del escenario y plataformas. El equipo ha orientado muy bien los elementos jugables de Uncharted hacia el modo online, consiguiendo una mecánica muy rápida en la que caben muchas formas de jugar. Desde el jugador de coberturas y tiroteos hasta el que ataca desde lejos, pasando por la posibilidad de rodear a los enemigos gracias a la amplitud de los escenarios y sorprenderlos así por detrás.


 Aprovecha también el combate cuerpo a cuerpo para hacer que aparecer por detrás y acabar con los enemigos sea una estrategia efectiva y divertida. Está mucho mejor conseguido que en Uncharted 2, tiene muchas más posibilidades a la hora de jugar, y además existen mejoras que podemos activar, recompensas que nos darán en medio de las partidas con las que obtener ventaja, y una gran cantidad de opciones de personalización y configuración. Podremos guardar nuestras propias configuraciones en varias ranuras diferentes para cambiar de estilo rápidamente entre partida y partida.

Contamos con varios modos de juego, desde el competitivo todos contra todos hasta la batalla de tres equipos de dos jugadores, pero el principal es aquél que enfrenta a dos equipos de cinco jugadores hasta que consigan un número de muertes totales. También hay un modo de "captura el ídolo" y otro en el que cumplir diferentes objetivos.


Nos ha sorprendido la gran cantidad de niveles que se incluyen, mayor de la que esperábamos, y funciona muy bien algo que ya se sabía y habíamos comentado: algunos cuentan con eventos cinemáticos, como si le quisiesen dar un motivo o un argumento al combate que tiene lugar en los escenarios. Por ejemplo, en la mansión, un mapa basado en el mismo del modo campaña, nos cuentan cómo los malos atacan la mansión, defendida por los buenos, con secuencias cinemáticas de introducción y de conclusión, dependiendo de quién haya ganado.

El sistema de niveles, medallas y recompensas del juego funciona muy bien, incitando a los jugadores a seguir jugando y aumentando su rango, completando un modo multijugador online que cumple el objetivo que Naughty Dog se había marcado. Quizás no llegue a ser tan completo como el de los juegos en primera persona dominantes, cuyas vertientes multijugador se han vuelto con los años más importantes que sus modos campaña, pero es una mejora radical a lo visto en Uncharted 2 y, si te gusta el estilo (que es muy particular, una jugabilidad muy similar a la del modo para un solo jugador) te mantendrá horas enganchado.


Redondeando la vertiente multijugador, se incluye un modo cooperativo con varias misiones para dos y tres jugadores, enlazadas entre sí. Este modo cooperativo intenta recordar un poco a las numerosas partes de la trilogía Uncharted en las que Drake y Sully avanzan juntos, cubriéndose el uno al otro, ayudándose a escalar por sitios complicados, y accionando interruptores y otros ítems al mismo tiempo. Cumple a la perfección su cometido, sin brillar especialmente (el modo campaña y, ahora, el multijugador, son huesos duros de roer), pero aportando un toque diferente que se agradece.


Tanto el modo multijugador competitivo como el cooperativo se benefician de la posibilidad de jugar a pantalla partida, lo que es de agradecer especialmente en el multijugador competitivo. Como pasa en muy pocos otros juegos, podemos invitar a un amigo a jugar a nuestra casa y participar los dos en partidas online; además, los dos jugadores pueden acceder con sus cuentas de PlayStation Network y que sus progresos se guarden y avancen.

Sublime gráficamente

La anterior entrega de Uncharted ya puso el listón muy alto en materia gráfica, dando un considerable salto respecto al original y demostrando que los desarrollos específicos para PlayStation 3 verdaderamente exprimen las capacidades de la consola. En esta ocasión, Uncharted 3 recibe una nota perfecta en gráficos porque hay cosas que simplemente no hemos visto en ningún otro juego de esta generación. Desde detalles técnicos como la iluminación volumétrica, que hace que los rayos de luz parezcan reales, hasta la simulación de la arena, de la que podemos hablar ya que se ha mostrado en vídeo, Uncharted 3 eleva el listón de lo que puede hacer PlayStation 3 a nivel técnico, con detalles que nos dejarán boquiabiertos desde el principio de la aventura y, sobre todo, hacia el final.


Pero es que, artísticamente, el juego también supera a sus predecesores. Visitaremos escenarios muy diversos, a los que el equipo de Naughty Dog ha dotado de personalidad y variedad. En este sentido, el título va a más nivel a nivel, hasta que llegamos al desierto y vemos algunas de las escenas mejor conseguidas en los últimos años en el mundo del videojuego, donde se combina el excepcional diseño artístico del juego con la inteligencia a la hora de narrarlas y unos efectos de iluminación que les dan una gran belleza.


La animación de los personajes vuelve a ser estelar, tanto jugando con ellos como en las escenas cinemáticas. Drake tiene un repertorio de movimientos más variado que nunca y, del mismo modo que su forma de caminar por la nieve en Uncharted 2 era característica y estaba muy bien conseguida, sus cansados pasos por la arena son otro hito en cómo trasladar la captura de movimientos a un personaje del videojuego. Las animaciones faciales vuelven a ser fantásticas, y destacan sobre todo las miradas de los personajes. Es cierto que los personajes "de decorado", como los enemigos, son un poco inexpresivos, como descubriremos en los primeros minutos de juego, pero aquellos personajes que tienen que ver en la trama gozan de una animación facial excelente, pese a que el nuevo listón lo haya marcado L.A. Noire este mismo año. Como ha explicado Naughty Dog en alguna ocasión, admiran la técnica usada en el juego de Rockstar, pero por el momento no ven posible combinar escenas de acción y la filmación "estática" que exige ese nivel de realismo. Aun así, los personajes siguen resultando igual de creíbles y mantienen el mismo encanto, especialmente la pareja protagonista, Drake y Sully.


Finalmente, hemos podido probar el juego en 3D y comprobar lo bien que le sienta. Acostumbrados a que la gran mayoría de los juegos que apuestan por las 3D sean en primera persona, es cierto lo que dice Naughty Dog de que hacer un juego con cámara móvil en 3D da mucho más trabajo, pero el resultado merece la pena. Es uno de esos juegos que, si se tiene una televisión en 3D o la posibilidad de acceder a una, hay que probar para ver el sensacional resultado.

El apartado sonoro vuelve a contar con un doblaje excepcional. Son las mismas voces, reconocibles de la TV, de los primeros juegos, y vuelve a haber un montón de líneas de diálogo. La traducción y adaptación al castellano vuelve a estar muy bien conseguida, especialmente los comentarios de Drake y Sully en escenas de combate (cuando devuelve una granada, Drake dice "un recadito"). La música es excelente, comenzando por el tema principal, y los efectos de sonido vuelven a ser igual de variados que en anteriores juegos, aunque quizás algunos nos resulten ya familiares.


El más completo de la saga

Uncharted 3: La traición de Drake es el juego más completo de la saga. Los fans de las aventuras de Nathan, Sully y compañía tendrán un dilema casi emocional a la hora de escoger su favorito entre éste y Uncharted 2, y los usuarios de PlayStation 3 tienen de nuevo una compra obligada el 2 de noviembre. Los desarrolladores han añadido nuevos elementos a la fórmula Uncharted y animado otros para evitar que envejezcan, logrando de nuevo un inolvidable modo historia, y además han mejorado exponencialmente su modo multijugador, consiguiendo un resultado intachable. Visualmente es lo mejor que se ha visto en PlayStation 3 y una de las mejores experiencias 3D que se han hecho para videojuegos, marcando también un listón en este aspecto que todavía es para un público minoritario. Las expectativas estaban muy altas, pero Naughty Dog las ha vuelto a cumplir.

Porcentaje: 100% 

5 comentarios: